Los sellos (o estampillas, como suelen denominarse en la América latina) han sido siempre, desde que el Ministerio del Tesoro de Gran Bretaña emitió la primera viñeta postal adhesiva (el famoso penny black con la silueta de la reina Victoria) el 6 de mayo de 1840, además de elementos de franqueo –es decir, tasas para el pago previo de los envíos postales­– pequeños soportes de propaganda que, poco a poco, se irían coleccionando. El coleccionismo de sellos postales se denomina filatelia (palabra formada por los términos griegos philosλος ‘amante’] y ateles [τλος ‘pago previo’] desde que el francés Georges Herpin empleó por primera vez este concepto en un artículo publicado el 15 de noviembre de 1864 en la revista parisina Le collectionneur de Timbres Poste.

Aunque al principio en los sellos postales se utilizaron sobre todo efigies de emperadores, reyes y gobernantes, o bien símbolos nacionales, las imágenes representadas en esas viñetas fueron evolucionando y pronto dieron paso a conmemoraciones de acontecimientos históricos, y también a temas culturales de todo tipo: retratos de artistas, escritores, músicos…, reproducciones de obras de arte, monumentos y edificios significativos, etc.

Este blog pretende recoger sellos relacionados con el ámbito cultural en un sentido amplio pero al mismo tiempo exclusivo, en el sentido de que se centrará básicamente en la cultura humanística (recogerá, pues, sólo excepcionalmente la cultura científica y el deporte, por ejemplo), ofreciendo al mismo tiempo datos concisos sobre lo que se representa en las viñetas postales y enlaces útiles para quienes deseen ampliar esa información.

Cualquier aclaración, corrección o comentario útil para enriquecer y perfeccionar este espacio virtual se agradecerá y será bienvenido.

5 de agosto de 2011

4. - Anna PÁVLOVA (Анна Павлова)

(San Petersburgo, Imperio ruso, 31 de enero [según el calendario Juliano, 12 de febrero según nuestro calendario gregoriano] de 1881 – La Haya, Países Bajos,
23 de enero de 1931)

Sello emitido por el correo del Principado de Mónaco en 1982 
con motivo del centanario –aunque con un error en el año– 
de Anna Pávlova (valor facial: 1,80 francos).

 Sello emitido por el correo de Australia el 1 de abril de 2009 en homenaje 
a Anna Pávlova (valor facial: 55 céntimos de dólar australiano).

Los orígenes familiares de la célebre bailarina rusa Anna Pávlova (Анна Павлова) –conocida popularmente en España como “la Paulova”– son inciertos: manifestó siempre que su padre había muerto cuando ella tenía dos años de edad, aunque es probable que fuera hija no reconocida de un noble ruso que ha quedado en el anonimato.

A los diez años fue admitida en la prestigiosa Escuela Imperial de Ballet de su ciudad natal, después de haber sido rechazada a los ocho por no tener la edad reglamentaria. Allí fue formada en el ballet clásico por Pável Gerdt, Christian Johansson y Marius Petipa, quienes le brindaron la oportunidad de debutar en el Teatro Mariinski (la Ópera Imperial de San Peterburgo), de donde pasó a la compañía de los Ballets Rusos, fundada en 1907 por el empresario Serguéi Diáguilev. Con ella recorrió Europa acompañada por el célebre bailarín ucraniano Vaslav Nijinsky de 1909 a 1911, año en que la abandonó bruscamente para fundar su propia compañía, que cosecharía pronto grandes éxitos en el Metropolitan Opera House de Nueva York, donde ella ya había actuado anteriormente, y en el popular Palace Theatre de Londres.

Destacó especialmente en la interpretación de los ballets románticos. Sus números más aplaudidos fueron Giselle (de Adolphe Adam, Jules Perrot y Jean Coralli), La muerte del cisne (ballet basado en El Carnaval de los animales de Camille Saint-Saëns, coreografiado especialmente para ella por Michel Fokine en 1907) y El pájaro de fuego (de Ígor Stravinski, 1910). Sin embargo no aportó innovaciones significativas en su especialidad artística.

Entre sus giras internacionales más exitosas están las que hizo a Perú (1917), Argentina (varias veces entre 1917 y 1928), México (1919), Australia (1926 y 1929), Egipto, la India y el lejano Oriente. Como actriz protagonizó el cortometraje mudo The Dumb Girl of Portici, dirigido en 1916 por Phillips Smalley y Lois Weber.

Mientras realizaba una gira por los Países Bajos, al final de otra gira europea que la había llevado a Suiza, Alemania, Dinamarca, Suecia, Noruega y Francia, contrajo una pleuritis, de la que murió en La Haya pocos días antes de cumplir cincuenta años. Su cuerpo fue incinerado y enterrado en Londres, hasta que en 2001 sus cenizas fueron trasladadas al cementerio del Monasterio Novodévichi de Moscú. 

Su vida fue recreada por el realizador moldavo Emil Loteanu en el filme Anna Pavlova (1983), interpretado por Galina Belyaieva, Lina Buldakova, Serguéi Shakurov, Vsévolod Lariónov, James Fox, Martin Scorsese y Jacques Debary.

El poeta estadounidense Ezra Pound le dedicó este verso en uno de sus poemas: “El alba penetra de puntillas como una Pávlova aureolada”.

Enlaces de interés

Biografía: Anna Pavlova (en español).
J. J. Lewis: Anna Pavlova (con bibliografía sobre ella. En inglés / in English).
Anna Pavlova Biography (in English).
Ballerine: Anna Pavlova (in italiano).
Anna Pavlova (con numerosas fotografías. En francés / en français).
Imágenes de Anna Pávlova (National Library of Australia).