Los sellos (o estampillas, como suelen denominarse en la América latina) han sido siempre, desde que el Ministerio del Tesoro de Gran Bretaña emitió la primera viñeta postal adhesiva (el famoso penny black con la silueta de la reina Victoria) el 6 de mayo de 1840, además de elementos de franqueo –es decir, tasas para el pago previo de los envíos postales­– pequeños soportes de propaganda que, poco a poco, se irían coleccionando. El coleccionismo de sellos postales se denomina filatelia (palabra formada por los términos griegos philosλος ‘amante’] y ateles [τλος ‘pago previo’] desde que el francés Georges Herpin empleó por primera vez este concepto en un artículo publicado el 15 de noviembre de 1864 en la revista parisina Le collectionneur de Timbres Poste.

Aunque al principio en los sellos postales se utilizaron sobre todo efigies de emperadores, reyes y gobernantes, o bien símbolos nacionales, las imágenes representadas en esas viñetas fueron evolucionando y pronto dieron paso a conmemoraciones de acontecimientos históricos, y también a temas culturales de todo tipo: retratos de artistas, escritores, músicos…, reproducciones de obras de arte, monumentos y edificios significativos, etc.

Este blog pretende recoger sellos relacionados con el ámbito cultural en un sentido amplio pero al mismo tiempo exclusivo, en el sentido de que se centrará básicamente en la cultura humanística (recogerá, pues, sólo excepcionalmente la cultura científica y el deporte, por ejemplo), ofreciendo al mismo tiempo datos concisos sobre lo que se representa en las viñetas postales y enlaces útiles para quienes deseen ampliar esa información.

Cualquier aclaración, corrección o comentario útil para enriquecer y perfeccionar este espacio virtual se agradecerá y será bienvenido.

15 de agosto de 2011

7. - Ljudevit GAJ

(Krapina, Croacia, Imperio austríaco, 8 de agosto de 1809 – Zagreb, Croacia, Imperio austrohúngaro, 20 de abril de 1872)

Sello emitido en Londres, en 1943, por el gobierno del Reino de Yugoslavia en el exilio 
–el país había sido invadido por las tropas de la Alemania nazi, juntamente con las de 
sus aliados (Italia, Bulgaria, Hungría y Rumania), en abril de 1941 y no recuperó 
su independencia hasta la proclamación de la República Democrática Federal 
de Yugoslavia, en 1945– con la efigie de Ljudevit Gaj. (Valor facial: 3 dinares.)

Sello emitido en 1963 por la el correo de la República Socialista Federativa 
de Yugoslavia con la efigie de Ljudevit Gaj. (Valor facial: 65 dinares.)

Ljudevit Gaj representado en un sello emitido por el correo de la República 
de Croacia el 22 de abril de 2009. (Valor facial: 5 kuna.)

Ljudevit Gaj (o Ludwig Gay, su verdadero nombre en alemán, que él eslavizaría, pues era hijo de inmigrantes alemanes procedentes de la Eslovaquia húngara) fue la figura principal del Movimiento Ilirio, una corriente nacionalista surgida en la primera mitad del siglo XIX que tenía como objetivo crear una nación autónoma croata dentro del Imperio austríaco, y que fue bien acogida por algunos intelectuales eslovenos y de otros pueblos eslavos del sur, que en 1919, tras la disolución del Imperio al final de la primera guerra mundial, se unirían políticamente para formar el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, antecesor de la posterior Yugoslavia.

Gaj fue uno de los impulsores, juntamente con el serbio Vuk Stefanović Karadžić –simpatizante de la causa iliria–, de la lengua serbocroata (o croatoserbia), que se oficializaría luego como idioma oficial de Yugoslavia, estableciendo las bases gramaticales de una lengua común para croatas, serbios, bosnios y montenegrinos. La tarea de normalización de esa lengua única culminó con un acuerdo firmado en Viena el año 1850 por dos intelectuales serbios, cinco croatas y un esloveno, en el que las aportaciones lingüísticas de Ljudevit Gaj tuvieron un peso importante, pese a que no se respetó su idea de mantener para todos el alfabeto latino adaptado por él, ya que los serbios impusieron el doble alfabeto añadiendo el cirílico. La Yugoslavia comunista reafirmaría aquel acuerdo en 1954 con la firma de otros veinticinco intelectuales (dieciocho serbios y siete croatas). Sólo la desintegración de la Federación Yugoslava, en la década de 1990, acabaría oficialmente con la unidad lingüística serbocroata.

La obra más importante de Ljudevit Gaj es el libro bilingüe (en croata y alemán) Kratka osnova horvatsko-slavenskog pravopisanja / Kurze Begründung einer kroatisch-slawonischen Rechtschreibung (‘Esbozo de ortografía croato-eslava’), publicado en Buda en 1830, en el que se recoge y amplía el legado que habían dejado en los siglos XVII y XVIII los dálmatas Pavao Ritter Vitezović (1652-1713) e Ignjat Đurđević (1675-1737, más conocido por su nombre en italiano, Ignazio Giorgi).

El gran éxito de Gaj, que ya había obtenido notoriedad entre los jóvenes intelectuales de las naciones que empezaban a buscar su identidad en el seno del Imperio austríaco, fue la autorización por parte del gobierno vienés para imprimir el primer diario en croata, el Novine Horvatske (‘Noticiario Croata’), que apareció el 6 de enero de 1835, y la revista Danica, a los que siguieron otros periódicos en la misma lengua. Hasta entonces toda la prensa de Croacia se había publicado en alemán o húngaro.

Además de lingüista y líder de la causa ilírica, extensiva a todos los eslavos del sur, Ljudevit Gaj fue autor de algunas composiciones poéticas populares, la más conocida de las cuales es “Jos Horvatska ni propala” ('Croacia todavía no lo ha perdido todo'), de 1833.

En Krapina, su ciudad natal, en el norte de Croacia, hay un museo dedicado a su memoria.

Enlaces de interés

Ljudevit Gaj (Wikipedia, in English).
Ljudevit Gaj (in English).
Idioma serbocroata (Wikipedia, en español).
Gaj's Latin alphabet (in English).
Croatie. Les langues (Bibliomonde, en français).
Movimiento Ilirio (Wikipedia, en español).